Fraude millonario contra agricultores

04 julio 2020   5:52 PM | Por Administrador
Un grupo de 47 productores de la región centro sur, que siembran algodón, alfalfa y cacahuate, ganó una demanda de fraude por 26 millones de pesos al “Fondo de Aseguramiento Agropecuario El Trébol”, pero no han recibido el dinero, este fondo es ampliamente recomendado por la Financiera Rural para asegurar cultivos contra daños climáticos y biológicos. Hay otras personas de Ojinaga y de Buenaventura que también fueron defraudados por una cantidad mayor a la mencionada y tampoco han recibido respuesta de dicho fondo.
Fraude millonario contra agricultores

La información fue proporcionada por Fernando Villanueva, quien posee una empresa que es habilitadora en siembra de algodón y además realiza gestiones ante bancos y entidades financieras, él fue quien interpuso la demanda en el año 2018 y en el transcurso de un año fue resuelta a su favor, sin embargo, el Fondo de Aseguramiento “El Trébol” se ha negado a pagar los 26 millones de pesos, porque aunque tramitó un amparo no procedió, y actualmente sigue trabajando. 

El entrevistado señaló que al andar en la Fiscalía con los trámites judiciales, se han topado, por ejemplo, a un grupo de chileros de Buenaventura “que se las jugaron igual que a nosotros”, también conocimos a los dueños de un despepite denominado “La Perla” y un grupo de algodoneros, ambos de Ojinaga y también fueron defraudados por una cantidad mayor a los 26 millones de pesos. El entrevistado explicó la forma de trabajar de su empresa: “En el cultivo de algodón, buscamos agricultores que quieran sembrar y fungimos como intermediarios y somos solidarios para el préstamo, apoyamos con semilla, fertilizante agroquímicos, incluso se hacen convenios con módulos de riego para que se les dé crédito en uso de agua, se tramita a través de la Sader el precio de garantía del algodón, cuando el cultivo ya está sembrado, nos dedicamos a dar seguimiento adecuado porque apoyamos en comercialización” 

EN EL 2014, LAS LLUVIAS AFECTARON LA CALIDAD DEL ALGODÓN 

Entre los meses de Julio y Octubre, según registros oficiales de la Comisión Nacional del Agua, se tuvieron lluvias atípicas, es decir que llovió demasiado y por ende se afectaron los cultivos del algodón. Por ejemplo en el mes de julio se tiene registro de 116 milímetros, mientras que en agosto y septiembre cayeron 136 y 132 milímetros, respectivamente. Con la explicación de la cantidad de agua que cayó en el estado de Chihuahua y en la región centro sur, dijo que hay un proceso de despepite en el que se utilizan máquinas, denominadas pulidoras que tienen cepillos agresivos, y en 2014, el 70 por ciento de la producción se piscó con estos artefactos que levantan el algodón y “basura” que son ruesnos, hojas, entre otros desechos de la planta, en ese momento se dio aviso al citado fondo para que acudiera a revisar la basura y todo el proceso, no obstante, éste argumentó que no había problema, que se harían ajustes y debido a que el despepite es muy lento porque llegan remolques y van haciendo filas muy considerables, cuando se concluyó, el entrevistado y los demás productores empezaron a cobrar al citado fondo, pero se les indicó que Agroesemex no abría el sistema. 

Pasaron 6 meses y les dieron dos abonos que en total sumaron 1 millón 176 mil pesos y después ya los dejaban “colgados” en las citas que se programaban, incluso buscaron reunirse con la mesa directiva integrada por Tarcisio Romo Torres (presidente), José Sáenz Vega (secretario de comisión vigilancia) y con Gabino López (gerente) pero no lo lograron a pesar de que se pactaron reuniones en cuatro ocasiones. “Cuando nos dio mala espina, nos dijeron en Agroesemex que no tenían llamadas, ni intentos de cargar siniestros, y además nos informaron los abogados que el fondo no tenía registro ante la Condusef”. 

MODUS OPERANDI DEL FONDO DE ASEGURAMIENTO AGROPECUARIO EL TRÉBOL 

El entrevistado señaló que el citado fondo “El Trébol” no asegura el 100 por ciento de la superficie con Agroesemex, asegura un porcentaje cercano al 20 ó 30 por ciento y cuando hay exceso de pérdida, por eso son insuficientes los pagos y no deja evidencia porque cuando acuden los representantes del fondo a verificar los sembradíos no dejan hojas, ni documentos firmados para que no exista evidencia de su negligencia. “Tratan de no dejar rastro de negligencia y darle largas a la gente para que ya no procedan las demandas”, enfatizó Agregó que nomás falta que el fondo se declare en quiebra o que quiera sacar el dinero inventando siniestros en cultivos, “afortunadamente eso deja rastro, pero necesitamos ayuda para que nos digan qué es lo que está pasando con ese monto que nos deberían haber pagado”.

 “Esto nos pone bajo la sospecha de que están malversando dinero no solo el gerente sino todos los demás, porque nosotros los teníamos como personas que excelente calidad moral, todo lo que declaramos lo tenemos sustentado, lo vemos (al fondo) con colmillo muy largo, con estrategia de no pagar”, finalizó.