El 67% de los mexicanos apoyaría impuesto extraordinario a los “súper ricos” para combatir efectos de la pandemia

29 junio 2020   1:03 PM | Por redacción
“El impuesto a los súper ricos no es un hecho aislado en este nuevo tiempo. La explicación está en sintonía con la mayor demanda de más Estado en medio de esta pandemia": Alfredo Serrano.
El 67% de los mexicanos apoyaría impuesto extraordinario a los “súper ricos” para combatir efectos de la pandemia

 El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) dio a conocer una encuesta sobre la percepción social acerca de un posible impuesto a los más ricos en diferentes países de América Latina.

 

“Se trata de un consenso emergente nacido en medio de esta pandemia y que ha tomado forma de iniciativa tributaria en muchos países. Con gran variedad de términos, y con especificidades legales propias de cada país, esta propuesta de política pública cuenta hoy en día con gran aceptación en la región”, explica el doctor en Economía Aplicada y director de Celag, Alfredo Serrano Mancilla.

Algunos de los países donde se ha puesto sobre la mesa esta posibilidad son Chile, Argentina, Brasil, Perú, Bolivia y México. 

En Chile, las bancadas del Partido Comunista y de la Federación Regionalista Verde Social presentaron la iniciativa de un proyecto de ley en el que se aplicaría un “impuesto de emergencia (por una vez) a los súper ricos, porque es momento que los sectores de mayores ingresos económicos sean parte de las soluciones en esta crisis sanitaria, sobre todo para quienes hoy sufren la cesantía, el hambre y la incertidumbre”, manifestó la diputada Camila Vallejo.

El impuesto sería de 2.5 por ciento, solo para los más altos patrimonios del país, con lo cual el gobierno chileno podría recaudar más de 6 mil millones de dólares y usarlos para crear una renta de emergencia en beneficio de las familias vulnerables que enfrentan el impacto económico de la pandemia de COVID-19.

 

Infografía: Facebook / Camila Vallejo

 

Por su parte, en Argentina se ha estado discutiendo desde hace semanas una propuesta similar del Frente de Todos, coalición que llevó a la presidencia a Alberto Fernández, acompañado de Cristina Fernández de Kirchner en la vicepresidencia.

“Estamos en emergencia y tenemos que obtener recursos porque cayó la recaudación. Los impuestos los decide el Poder Legislativo, ellos deben decidir. Hay proyectos, conozco el de Máximo (Kirchner)”, comentó el presidente argentino.

En tanto, el diputado nacional por la provincia del Neuquén, Darío Martínez, aclaró que se trata de “un impuesto a los patrimonios millonarios en dólares, no de la clase media”.

 

Foto: EFE

 

El Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil también lanzó la iniciativa desde el Senado, mientras que en Perú se ha presentado como proyecto de ley en el Congreso.

Bolivia, con un gobierno de facto impuesto tras un golpe de Estado que se resistía a convocar elecciones y las ha postergado hasta el próximo 6 de septiembre, analiza la misma propuesta de Luis Arce, candidato presidencial por el Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), partido de Evo Morales, quien fue presionado a renunciar en noviembre de 2019 por parte de las Fuerzas Armadas y la Policía.

En cuanto a México, el subsecretario para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes Zúñiga, ha propuesto públicamente una contribución extraordinaria de los grandes patrimonios. 

“Hoy quiero lanzar un reto, quiero poner este reto a disposición de todos los legisladores y legisladoras que nos escuchan, pero también a disposición de los líderes que me acompañan en el panel, para que podamos darle forma y empujarlo a nivel regional. Se necesitan recursos y proponemos tres fuentes para obtenerlos: el primero, un impuesto extraordinario al patrimonio de los multimillonarios de la región, todas aquellas personas que han logrado acaudalar más de mil millones de dólares solamente por un año, y solamente un impuesto de 3% a esa riqueza nos arrojaría 11 mil 790 millones de dólares en un año”, expuso en un foro virtual a finales del pasado mes de mayo.

De igual forma, detalló que su propuesta consiste en “que esas personas que han logrado acaudalar esas riquezas los apliquen (los impuestos) a través de distintos mecanismos, que normalmente son sus propias empresas, a actividades que estén supervisadas por los gobiernos y por organismos multilaterales internacionales y que incidan directamente en el abatimiento de la pobreza, y la pobreza extrema en la región”.

Lo interesante de este fenómeno regional, a decir de Serrano Mancilla, quien también es especialista en economía pública, desarrollo y economía mundial, “es que no está disociado de lo que piensa la gente. Es decir, no son propuestas legislativas sin base ciudadana. Y es por ello que tienen mayor fuerza y posibilidades para que sean plenamente implementadas”.

Acorde con las tres últimas encuestas de Celag, realizadas en abril y mayo pasados, las poblaciones de Argentina, Chile y México se han mostrado mayoritariamente a favor del impuesto a las grandes fortunas.

 

 

Gráfica: Encuesta Celag

 

En Argentina, el 78 por ciento está de acuerdo con dicha medida; en Chile, el 72 por ciento; y en México, es el 67 por ciento el que apoyaría que los más ricos paguen un impuesto extraordinario.

“El impuesto a los súper ricos no es un hecho aislado en este nuevo tiempo. La explicación está en sintonía con la mayor demanda de más Estado en medio de esta pandemia. Según datos de las encuestas Celag, en Argentina existe un 90 por ciento que cree que el Estado debe intervenir y estar presente en la economía; en Chile, 68 por ciento; y en México, 60 por ciento”, puntualiza Serrano.